Seleccionar página
Suicidio ampliado u Homicidio por compasión

Suicidio ampliado u Homicidio por compasión

¡Qué proceso mental se produce cuando un padre es capaz de matar a sus hijos? La respuesta requiere de una evaluación exhaustiva de la trayectoria del sujeto así como una valoración de la sintomatología clínica actual. En estados graves depresivos la violencia puede emplearse contra otros, especialmente familiares, con resultado de muerte y posterior suicidio del ejecutante. Son los menores de especial vulnerabilidad los que sufren con mayor frecuencia las consecuencias de la mentalidad del suicida, que se encuentra con la idea depresiva de ruina, inutilidad y quiere evitar ese sufrimiento a sus seres queridos. En estos casos, la inhibición psicomotriz que corona estos estados afectivos se torna en virulencia motora que les lleva a cometer los homicidios con una gran carga de lesiones y modos sangrientos de ejecución. La conducta suicida que ejecutan es firme y contundente, así como unívoca, orientada al objetivo de autolesionarse para conseguir la muerte. El fracaso en la misma se asocia a causas imprevisibles, ajenas al propio sujeto. En los casos de violencia de género, la conducta homicida sobre los hijos persigue un fin de venganza sobre el ex cónyuge, tras un proceso de separación, en el que el sujeto entra en un proceso de acoso y hostigamiento sobre la víctima y cuando percibe que el objeto de deseo va despegando y saliendo del cículo familiar, planea dosis de venganza siendo, la más cruel, el homicidio de los hijos, realizada de manera consciente y sabiendo que el daño que produce es irreparable. En estos casos, las formas de ejecución del homicidio son más rápidas, sin ensañamiento y con lesiones más leves y menos...
Trastornos de control, impulsos y conducta

Trastornos de control, impulsos y conducta

Dentro del DSMV se han clasificado los problemas conductuales y de control de impulsos bajo el epígrafe de «trastornos destructivos de control de impulsos y conducta». Se incluyen entre ellos varios trastornos (cleptomanía, piromanía…) pero vamos a centrarnos en analizar dos de ellos, el trastorno explosivo intermitente y el trastorno conducta por su relevancia dentro de las evaluaciones forenses de imputados en delitos penales. El trastorno explosivo intermitente con arrebatos recurrentes en el comportamiento refleja falta de control de impulsos de agresividad, en contraste con el trastorno de conducta en el que existe un patrón de conducta repetitivo y persistente de comportamiento en el que no se respetan los derechos básicos de los demás, las normas o reglas sociales propias de la edad. Dentro de la diferenciación de cada uno de ellos, en el ámbito forense, destacar la persistencia o no de las conductas agresivas así como la motivación que subyace detrás de las mismas, ya que difiere en cada uno de los trastornos. Dada la importancia de la motivación delictiva en el contexto de evaluación forense, esta variable nos va delimitar la clasificación de cada uno de ellos y su impacto en el delito cometido. En el contexto de los trastornos explosivos intermitente las conductas delictivas aparecen sin sentido, sin motivación tras ellas, en momentos puntuales en los que se confronta al sujeto (ej. es las reacciones impulsivas y sin control cuando se produce la detención policial, reacciones intensas ante estímulos provocativos leves). De hecho entre los criterios del DSMV en su apartado C se específica «los arrebatos agresivos recurrentes no son premeditados (es decir son impulsivos, o...
El trastorno Estrés Postraumático en el DSM-V

El trastorno Estrés Postraumático en el DSM-V

El diagnóstico del trastorno de estrés postraumático en el nuevo DSM-V añade un nuevo criterio a la hora de formular su diagnóstico. Su formulación queda engloba en el epígrafe de trastornos relacionados con traumas y factores de estrés. Dentro de los hechos traumáticos que pueden ser vivenciados por el sujeto engloba la violencia sexual, de especial interés a la hora de evaluar lesiones en víctimas de delitos sexuales. Con anterioridad el diagnóstico incluía tres síntomas, la reexperimentación, hiperactivación y evitación de estímulos asociados al trauma; en la nueva clasificación del DSM-V se incluye como criterio cuarto las alteraciones negativas persistentes cogniciones y estado de Ánimo. En el cuarto criterio se englobarán las reacciones inmediatas al trauma que se presentan fundamentalmente en las esferas emocional y cognitiva, dando lugar también a la aparición de otros síntomas psíquicos: en la esfera emocional la víctima tiene sensación de irrealidad, de que el hecho «no puede haber ocurrido», a la que se asocia un miedo intenso que se acompaña de llanto y rabia, y en ocasiones vergüenza y culpa que se traducen en un sentimiento de pérdida de control de la situación que se intenta compensar de este modo. En las alteraciones a nivel cognitivo, aparecen déficits en el procesamiento de la información, que incluyen dificultad en la toma de decisión y percepción de profunda indefensión. En el informe forense que se elabore la información recogida debe ser integrada en una exploración psicológica que comporte la evaluación de determinadas áreas a nivel cognitivo, emocional y comportamental que han tenido que quedar alteradas, de forma coherente y exclusiva, ante vivencias estresantes. Esta vivencia estresante...
Psicopatología Forense: Introducción

Psicopatología Forense: Introducción

La Psicopatología es el estudio científico del análisis y la descripción de los fenómenos y conductas consideradas como anormales en las vivencias diarias. Son la base fundamental que debe ser analizada para posteriormente enclavar el conjunto descrito dentro de una categoría diagnóstica. Dentro de la Psicopatología Forense lo que realmente condiciona una conducta, no es la categoría diagnóstica ni la formulación exacta del trastorno, sino las modificaciones sustanciales del psiquismo que pueden ocurrir en las circunstancias concretas que se detalla dentro del procedimiento judicial. Son los efectos psicológicos y psicopatológicos que condicionan la respuesta la que se deberá expresar en la valoración y conclusiones del informe forense. Actualmente en nuestro Código Penal en su artíulo 20.1.2.3 recoge el sistema mixto de valoración de la inimputabilidad, es decir biológico-psicológico, siendo relevante la sentencia del Tribunal Supremo, de 2 de octubre de 1995, en el que se afirma «la doctrina de esta sala se ha inclinado repetidamente por aplicar un concepto mixto o biológico-psicológico de la enajenació mental y no médico psiquiátrico, de modo que no se atiende al origen biopatológico de la alteración mental, sino también el concreto efecto sufrido por el sujeto, con anulación o disminucién de sus capacidades cognoscitivas y volitivas, se han acogido como causas de exclusión o disminución de la imputabilidad psicopatías y neurosis cuando sus efectos tienen una severidad y gravedad comparables a las de origen psicótico» Esta interpretación doctrinal permite que se deba detallar en un informe forense no solo la existencia de una patología o estado anormal sino la consecuencia psicológica que se deriva, es decir la alteración de la capacidad cognitiva y/o...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies