Seleccionar página

La Convención de Derechos niños de las Naciones Unidas, 20 noviembre de 1989, ratificada por España el 30 de noviembre de 1990, dispone en su artículo 9 “Los Estados participantes respetarán el derecho del niño que está separado de uno o ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos progenitores de modo regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño”. Nuestro estado velando por los intereses de los menores, fue adaptando la legislación en beneficio de éste, por lo que las comunidades autónomas fueron creando los Punto de Encuentro Familiar, como un lugar neutro donde el menor pudiese seguir manteniendo relaciones familiares, a pesar de la separación de sus progenitores o ausencia de convivencia con su familia biológica.

El uso de los servicios prestados por el Punto de Encuentro Familiar se realiza mediante sentencia judicial. Por este motivo en los informes forenses de custodia y visitas de menores podremos aconsejar a los jueces Punto-encuentro-familiarel uso de este servicio como garantía para el cumplimiento de las visitas salvaguardando el interés de los menores, evitando que vivencien situaciones conflictivas que se puedan dar en su núcleo familiar.

La utilización del Punto de Encuentro debe considerarse como un instrumento excepcional, revisable y modificable y sólo, como criterio a recomendar en el informe, en beneficio del menor y no en base a los intereses que presente cada uno de los progenitores.

En los Puntos de  Encuentro Familiar se pueden llevar a cabo cuatro tipo de visitas:

  • Visita tutela, en las cuales existirá vigilancia por parte de un miembro del Equipo Técnico que supervisará de forma presencial la relación entre un progenitor y un menor/es. Este tipo de visitas se recomienda a los jueces cuando exista riesgo para el menor/es, en casos de especial gravedad, en los cuales se quiera garantizar la continuidad de la relación pero a la vez proteger al menor de cualquier posibilidad de daño físico o emocional. También es importante recomendar su duración en el informe, ya que una visita tutelada de cuatro horas, puede ser excesiva para las necesidades del menor puesto que permanece en un medio cerrado; se atenderá al caso concreto, pero entre una y dos horas, es el período más recomendable en este tipo de visitas.
  • Visita en centro, en las cuales la visita se lleva a cabo en las instalaciones del centro, sin salida del mismo, pero sin presencia física de un técnico, garantizando la relación a través de salas  específicas y acondicionadas para tal fin. En estos casos, se protege al menor y se garantiza su derecho a relacionarse. Este tipo de visitas se recomienda cuando no exista posibilidad o no esté acondicionada la vivienda del progenitor, en casos de toxicomanías o en casos de trastornos mentales. De este modo se puede garantizar la capacidad de autonomía que tiene el progenitor para relacionarse con el menor y la seguridad que muestra frente a éste. Se analizará el caso concreto, pero en este tipo de visitas entre dos y tres horas es lo recomendable.
  • Acompañamiento en salida, en las cuales un técnico del centro sale con el progenitor y el menor al medio comunitario. En este tipo de visitas es acorde cuando se avanza de régimen de visitas tuteladas o centro hacia la posibilidad de que ya se puedan dar de forma autónoma y fuera de las dependencias del centro.
  • Intercambios, en los cuales el uso del Punto de Encuentro Familiar es exclusivamente para las entregas y recogidas de los menores en el cumplimiento de sus medidas de régimen de visitas. Estas visitas se recomiendan cuando existe una elevada conflictividad entre los progenitores en las transiciones, evitando que el menor presencie el conflicto entre éstos. Este tipo de opción también es la herramienta que se utiliza para conciliar las medidas civiles y penales en situaciones de maltrato y exista una orden de alejamiento vigente. El horario a especificar en el informe forense será dentro de las horas en que esté habilitado el servicio.

En los informes psicológicos forenses que recomienden visitas en el Punto de Encuentro Familiar deberán detallar el tipo de visitas de las cuatro que se han enumerado y las causas por la que se recomienda en el procedimiento que se emite el informe. La sentencia judicial será la que marque la recomendación o no de los informes psicológicos forenses. En caso de que el Juez asuma el informe, en sentencia judicial especificará el tipo de visita recomendada por el psicólogo forense. De este modo nuestros informes orientan a los jueces dentro de las posibilidades de visitas que existen en los Puntos de Encuentro Familiares.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Si te gusta, comparte

Be social!