Seleccionar página

El Real Decreto 411/2014, de 6 de junio, por el que se modifica el Real Decreto 896/2003, de 11 de julio, por el que se regula la expedición del pasaporte ordinario y se determinan sus características ha introducido cambios en la expedición de pasaportes a menores de edad. Este hecho se produce en una nueva realidad social, en el cual se intenta prevenir la salida de menores del país sin que un progenitor conozca este hecho, así como en los casos más extremos evitar el secuestro interparental de menores.

legislacion secuestro interparenteral

Este cambio legislativo era necesario en el contexto actual como medida de protección de menores. Por este motivo, el Real Decreto 411/2014 detalla “cuando una persona que solicite la expedición del pasaporte fuera de menor de edad y no estuviese en posesión del documento nacional de identidad, por no estar obligado a su obtención, deberá aportar una certificación literal de nacimiento expedida por el Registro Civil correspondiente con una antelación máxima de seis meses a la fecha de presentación de la solicitud de expedición de pasaporte y que contengan la anotación de que se ha emitido a los solos efectos de la obtención de este documento. Para la expedición del pasaporte a menores de edad o personas incapacitadas, deberá constar el consentimiento expreso de quienes tengan atribuida el ejercicio de la patria potestad o tutela con la indicación, por su parte, de su ejercicio no se encuentra limitado para prestarlo, debiendo en caso contrario suplir su falta con autorización judicial. Este consentimiento se prestará ante el órgano competente para la expedición del pasaporte. También podrá prestarse ante fedatario público, en cuyo caso, deberá acompañarse a la solicitud, copia auténtica del documento del que resulte el citado consentimiento. En el momento de prestar el consentimiento, las personas que tengan atribuida el ejercicio de la patria potestad o tutela deberán acreditar su identidad con el documento nacional de identidad en vigor, en el caso de ciudadanos  españoles, o con el número de identificación de extranjeros, o documento oficial válido para entrar o residir en España, también en vigor, en el caso de extranjeros, salvo que la tutela hubiese sido asumida por ministerio ley. Además, se deberá acreditar la relación de parentesco, o condición de tutor, mediante la presentación de documento oficial a tal efecto”.

Tal y como se detalla en el presente Real Decreto debemos tener en consideración que se específicamente claramente patria potestad. Por este motivo, ante separaciones quien ostenta la custodia del menor ya no tendrá capacidad suficiente para obtener documentación del menor, puesto que en caso de que la sentencia de separación no especifique contrario, la patria potestad sigue siendo compartida entre ambos progenitores. Este hecho motiva que ambos deben acreditarse ante el órgano competente de expedición de un pasaporte para poder obtener este documento del menor. La ley permite que en los casos en que ambos progenitores no puedan o no quieran comparecer de forma conjunta, puedan acudir a fe notarial que acredite su relación de parentesco con el menor. No servirá acreditarlo en documento privado. En caso de que exista sentencia firme de privación de potestad de uno de los progenitores, el otro podrá obtener el pasaporte del menor de forma unilateral.

Acceso al contenido completo del R.D. a través de la página oficial del B.O.E.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Si te gusta, comparte

Be social!