Seleccionar página

Con el nuevo Proyecto de Ley, se dan novedades en cuanto a la intervención del psicólogo forense con las víctimas, ya que existirá la posibilidad de que la víctima del delito sea asistida durante el proceso de declaración y en la fase de enjuiciamiento por expertos.

Uno de los apartados relevantes del nuevo anteproyecto de Ley Orgánica es que se ha incluido una protección especial con transposición de la Directiva del Parlamento Europeo 2011/93/UE relativa a la lucha contra los abusos sexuales, explotación sexual de los menores y pornografía infantil. Por primera vez en nuestra legislación se otorgará un marco especial de protección al colectivo de víctimas especialmente vulnerables que incluirían, entre otros, menores de edad víctimas de abuso, explotación o pornografía infantil y personas con discapacidad.

estatuto-victimaEn el Título III se abordan cuestiones relativas a la protección y reconocimiento de las víctimas, así como las medidas de protección específicas para ciertos tipos de ellas. El artículo 23, especifica la evaluación individual que exigirá una valoración de las circunstancias particulares, con especial consideración si se trata de una persona con discapacidad o dependencia entre víctima y supuesto agresor, así como víctimas menores de edad o de especial necesidad de protección. La competencia para la valoración corresponderá a los Jueces de Instrucción o Violencia sobre la Mujer en la fase de instrucción y en la fase de enjuiciamiento al Juez o tribunal que conozca la causa. En este sentido, dada nuestra función de auxilio judicial, podrán solicitar informe psicológico forense para valorar las características específicas e individuales de las víctimas con necesidades especiales de protección.

El nuevo Proyecto de Ley Orgánica enumera en su artículo 25 la adopción de medidas y acceso a ciertos servicios que vienen precedidos de una evaluación individualizada de la víctima, para determinar sus necesidades de protección específica y de eventuales medidas especiales. En el apartado 25 en la fase de investigación se detalla en 1.a) que se les reciba declaración en dependencias especialmente adaptadas para tal fin, en b) se específica que se les reciba en declaración por profesionales que hayan recibido una formación especial para reducir o limitar perjuicios a la víctima, y en el apartado c) que se les reciba declaración por la misma persona, salvo que con ello pueda perjudicar en forma relevante el desarrollo del proceso o deba tomarse la declaración directamente por el Juez o Fiscal. Estas tres medidas de protección se exigen que sean de obligado cumplimiento en caso de menores de edad víctimas de algún delito contra la libertad o indemnidad sexual según marca el artículo 23.3. En esta fase de investigación ya se valora la necesidad de que estas víctimas sean valoradas por expertos que tengan una formación específica, estando en este colectivo los psicólogos forenses.

En el art. 25.2 se encuentran las medidas de protección de la fase de enjuiciamiento, en las cuales la novedad más destacada es la posibilidad del uso de tecnologías adecuadas para que la declaración de víctimas se pueda llevar a cabo sin contacto visual con el supuesto agresor e incluso sin estar presente en la sala de vistas (a través del videoconferencia). Ya ha existido prueba de ello, en la que se ha aceptado la declaración de víctima menor de abusos sexuales a través de videoconferencia, con asistencia técnica del psicólogo forense junto al menor y formulando las preguntas de la sala a la víctima.

En el artículo 26.1 se detallan medidas en caso de víctimas menores de edad y en víctimas con discapacidad, siendo éstas que las declaraciones recibidas serán grabadas por medio audiovisuales y podrán ser reproducidos en el juicio en los casos y condiciones que determina la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y la declaración podrá recibirse por medio de expertos. El psicólogo forense, con todas las garantías procesales necesarias para el derecho defensa, podrá asistir a la declaración del menor con todos agentes jurídicos necesarios presentes, siendo el psicólogo forense el que lleve a cabo la entrevista con el menor y adaptar las preguntas jurídicas que sean suministradas por jueces, fiscales y las partes a las capacidades del menor protegiendo a éste durante el proceso de exploración. El juez de instrucción determinará nuestra intervención en esta fase del proceso.

En nuestra profesión como psicólogos forenses, ya depende de nuestra labor científica y buen quehacer, para que nos vayamos afianzando como expertos, para asesorar a los agentes jurídicos que intervienen en el proceso.
Consultar: Proyecto de Ley Orgánica del Estatuto de la Víctima del delito

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Si te gusta, comparte

Be social!